Mérida, es la única seleccionada para convertirse en la Ciudad Inteligente del país.

En una reunión virtual en la que participaron el Alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, y los representantes del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) , María Paloma Silva de Anzorena y Mauricio Bouskela; el alcalde meridano destacó la importancia de continuar avanzando en la resolución de los desafíos inéditos que la pandemia por Covid-19 ha traído, mediante el uso de herramientas tecnológicas y la digitalización de los procesos, ya que estas desempeñan un papel relevante en la toma de decisiones oportunas durante la contingencia.

La ciudad de Mérida se ha posicionado los últimos años por su reconocida calificación en calidad de vida para sus habitantes. Su moderna y creciente infraestructura es atrayente para inversionistas y nuevos residentes que buscan tranquilidad, seguridad y servicios de primer nivel.

Barrera Concha enfatizó que Mérida sobresale por “su estabilidad, sentido de pertenencia y cohesión social, características que apuntalan el trabajo municipal para mejorar todos los aspectos que se requieren para convertirse en Ciudad Inteligente”.

Asimismo, apuntó que el concepto de Smart City corresponde a la aplicación de las Tecnologías de la Información (TICs), con el fin de proveer de infraestructura a una ciudad para garantizar un desarrollo sostenible, incremento de la calidad de vida de sus habitantes, mayor eficacia de los recursos disponibles y una gobernanza abierta.

“No se trata sólo de un proyecto de infraestructura tecnológica, sino de utilizar la información para tomar decisiones, para responder con mayor eficiencia a las necesidades, para comunicar a la población, para hacer más transparentes los procesos, entre muchos otros y eso es en lo que trabajamos en este Ayuntamiento”, manifestó.

La implementación de este sistema ayudará a mejorar la calidad de vida en Mérida, pues permitirá conocer el número de personas y vehículos que circulan alrededor de los mercados, detectarán la presencia de gases de efecto invernadero, luminosidad y volumen de ruidos, además de obtener una previsión de clima y tráfico vehicular.

Mauricio Bouskela manifestó su interés en apoyar a Mérida por medio de una metodología que permita a la ciudad a mejorar su grado de madurez, así como entender cuáles son sus ejes principales, sus fortalezas y debilidades en su camino a convertirse en Smart City.

“Para aplicar nuestra metodología tuvimos en un principio una propuesta de 15 ciudades en el mundo, que después de un exhaustivo análisis seleccionamos siete y en el caso de México la única fue Mérida, que destaca Mérida por su potencial para convertir todas sus calificaciones y proyectos de Smart City”, expuso Bouskela.

Puntualizó que entre los aspectos o dimensiones que se analizaron y permitieron a Mérida sobresalir figuran medio ambiente, movilidad, economía, seguridad, estilo de vida y educación.

Comparte este artículo en:
error:
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?